Comportamiento y enfermedades de la piel en gatos

Categoría: Cuidados Mascotas Fecha:
Comportamiento y enfermedades de la piel en gatos

Los felinos son animales misteriosos y muy interesantes. Su comportamiento enigmático es quizás lo que puede sorprender a los tutores inexpertos. De hecho, son muy diferentes de los perros. Sin embargo, los gatos a veces pueden mostrar un comportamiento anormal, lo que puede perjudicar su calidad de vida y bienestar, afectando directamente a su salud. Entienda cómo algunos de estos comportamientos pueden desencadenar problemas de la piel.

Las principales causas de las enfermedades de la piel

Antes de hablar de las enfermedades de la piel causadas por problemas de comportamiento, vamos a entender los conceptos básicos sobre los tipos y las causas de las enfermedades de la piel más comunes en los gatos. Se llaman dermatitis (inflamación en la piel) y se pueden dividir en infecciosas y alérgicas.

Infecciosas: son las enfermedades generadas por un agente infeccioso, ya sea bacteriano, fúngico o parasitario. Los parásitos más comunes son los ácaros, las pulgas, las garrapatas y los piojos. Las bacterias pueden causar pioderma y hongos en las micosis. Particularmente para los gatos, las micosis son las enfermedades más comunes debido al hábito de rascarse de los felinos, que transmiten los hongos que causan tales enfermedades. Normalmente, cuando un parásito se asienta sobre la piel causa lesiones que comienzan muy pequeñas pero que evolucionan a heridas, predisponiendo a la infección bacteriana. Las consecuencias pueden variar desde una leve picazón y enrojecimiento, hasta heridas graves que son difíciles de curar y que pueden progresar hasta convertirse en una enfermedad sistemática. Las pulgas causan el llamado FAD (Flea Allergic Dermatitis), que también tiene un fondo alérgico.

Alérgico: La dermatitis alérgica ocurre cuando algo desencadena una reacción de defensa del organismo, que se manifiesta en la piel del animal. Puede ocurrir debido a las picaduras de pulgas, el mencionado plantado, y puede ser causado también por los alimentos y los alérgenos ambientales. Los alérgenos ambientales pueden ser naturales, como los alimentos y las plantas, o artificiales, como los productos químicos, los colorantes, etc.

La hipersensibilidad alimentaria es otro problema alérgico que se manifiesta a través de las lesiones cutáneas de los gatos. Ocurre cuando cualquier parte de un alimento dado (generalmente alguna proteína) es identificada como una amenaza por el sistema inmunológico. Esto desencadena una reacción que afecta a la piel, la cual puede presentar síntomas como picor intenso, inflamación, pequeñas heridas y pérdida de cabello en la región afectada.

Causas del comportamiento

Entre todos los problemas de la piel, los de origen conductual, a pesar de no ser los más comunes, pueden causar daños graves y ser difíciles de tratar. Los gatos que muestran mucho estrés y ansiedad pueden desarrollar grandes lesiones en la piel (y, en consecuencia, problemas con el pelo) por automutilación. Los gatos son muy sensibles a los cambios en su vida diaria y al estrés con facilidad, lo que desencadena un comportamiento compulsivo. El comportamiento compulsivo es característico de las acciones repetitivas, constantes y sin propósito. En algún momento, este comportamiento se vuelve excesivo y puede causar problemas físicos en el animal.

Lamer una región en particular (generalmente el extremo de las patas), mordisquear, rasgar e incluso rascarse son ejemplos de comportamiento compulsivo que, cuando se repite, causa lesiones en la piel. Es importante recordar que los síntomas mencionados también pueden ser comunes en otros problemas de salud, por lo que es necesario diagnosticar el trastorno compulsivo con la ayuda de un veterinario.

Las causas del comportamiento compulsivo están relacionadas con el estrés y la ansiedad de los gatos. La restricción de la libertad, la falta de estímulos naturales y la soledad son los principales factores desencadenantes. Actualmente, sabemos que la mayoría de los gatos domésticos viven bajo techo, sin acceso a la calle por razones de seguridad. Aunque es mucho más seguro, este tipo de elevación puede desencadenar conductas compulsivas. Para evitar esto, se recomienda enriquecer el ambiente en el que vive el felino, y esto es más sencillo de lo que parece.

Enriquecimiento ambiental: se puede definir como una compleja combinación de estímulos artificiales, naturales y sociales insertados en el medio ambiente, es decir, la unión de varios factores que harán que el entorno sea más estimulante y menos predecible para el gato. Suelen consistir en estantes, madrigueras, cuerdas, baúles, jardines, raspadores, entre otras cosas con las que los gatos interactúan instintivamente. Los juguetes con plumas, que cascabelean, hacen ruido y se mueven automáticamente también son muy interesantes, ya que a los gatos les encanta cazar. Es importante que el tutor participe en los juegos, estimulando la curiosidad del gato desde temprana edad, evitando que se convierta en un felino perezoso y desinteresado.

Ansiedad de separación

Como su nombre indica, el gato se pone ansioso por sentir que está "separado" de su guardián, cuando se le deja solo, o cuando hay una ruptura en la relación (ya sea por muerte o viaje). Los felinos son menos sociables y no necesitan una jerarquía o un grupo de individuos, a diferencia de los perros. Por lo tanto, este síndrome es mucho menos común en gatos que en perros. A pesar de ello, también echan de menos a su tutor y su compañía, ya que han aprendido a relacionarse con nosotros después de la domesticación y son capaces de crear lazos afectivos. Además del afecto, la presencia del tutor estimula los juegos que reducen el aburrimiento.

Lamer dermatites

La llamada dermatitis de lamer, también conocida como dermatitis psicógena, es un síndrome de automutilación. Es una enfermedad difícil para el tutor y el veterinario por ser un problema de comportamiento, no tener una causa física.

La dermatitis por lamer es causada por el hecho de lamer constantemente una región del cuerpo, causando heridas en la piel. La herida se vuelve crónica, causando comezón y sensibilidad en el animal, que termina lamiendo aún más como un intento de aliviar la molestia. Hay muchos casos de gatos que se limpian el pelo en exceso, lamen constantemente diferentes regiones del cuerpo e ingieren accidentalmente mucho pelo, lo que causa problemas digestivos.

Los factores que pueden desencadenar la enfermedad son los mismos que los de las causas conductuales. Los felinos son animales territorialistas, y un cambio en su territorio presenta un gran potencial de ansiedad. Otros factores son los ladridos de los perros u otros ruidos, la llegada de una nueva persona o animal, la mudanza a una nueva casa o alguna modificación en la casa actual.

Pero, ¿qué hace usted para evitar estos comportamientos?

Como hemos explicado en varios artículos, los gatos, aunque domesticados, son animales con instintos y naturaleza muy particulares, totalmente diferentes de los perros y los humanos. Debemos entender sus necesidades para mejorar sus vidas, sin tratar de anular sus instintos, hábitos y comportamientos. A través del enriquecimiento ambiental es posible tratar o prevenir las causas de los comportamientos compulsivos de los felinos. Hable con su veterinario de confianza y asegúrese de someterse a una consulta si aparecen lesiones en la piel de su amigo.

Esperamos que esta información le ayude a evitar las enfermedades de la piel y el pelo, así como los comportamientos que afectan al bienestar de su mascota. Si tienes alguna pregunta o sugerencia, por favor escríbenos en los comentarios o contáctenos a través de nuestras redes sociales.

Deja tu comentario